Soluciones Informáticas

La hoja de ruta del líder

16/03/2018

Un líder debe encargarse en primer lugar de que las cosas que hay que hacer, se hagan. Es decir, lo primero de lo que debe encargarse es de ver que la productividad propia y de su equipo sea la que corresponde. Que su equipo “juegue bien”, y para que su equipo juegue bien, hay dos premisas centrales en las que debemos enfocarnos: plantear objetivos generales y específicos de resultado, pero también de rendimiento. Esta distinción desde nuestra perspectiva es central: podemos trabajar sobre la variable rendimiento todo el tiempo, pero no podemos trabajar sobre la variable resultado de manera aislada.

La segunda premisa fundamental para generar niveles de productividad óptimos es definir concreta y finamente los roles de cada uno de los participantes. El rol no solo debe hacer referencia a la tarea, sino también a prever las situaciones especiales que se puedan generar en todo equipo. Definir el rol de alguien también es decirle: “cuando el equipo esté caído, vos sos el encargado de levantarlo con humor sumando a esa actividad a otros”. Definir el rol de alguien también implica, “che, cuando el equipo no esté haciendo lo planificado, sos el encargado de pegar dos gritos para que reaccionen”. Eso es empezar desglosar el rol en cuestiones más específicas, y todo esto debe ir acompañado de acciones efectivas de comunicación para que impacten de la manera adecuada.

Un líder deber bogar para que el clima de trabajo en ese equipo sea óptimo. Está más que comprobado que un clima de trabajo malo impacta directamente en la productividad. Los jugadores dejan de dar todo lo que podrían porque el clima está enrarecido. Mientras más tiempo pase sin gestionar estos inconvenientes de clima, más impacto negativo tendrá en la productividad: problemas de ausentismo, renuncia, paro, o el fenómeno llamado “despreocupación social”, son solo algunos ejemplos de ello.

Lo tercero de lo que debe encargarse un líder es del desarrollo individual propio y de cada integrante de su equipo para potenciar las habilidades de ese equipo y de esa manera lograr sostener o aumentar la productividad grupal. Para el desarrollo individual debemos enfocarnos en plantear objetivos de resultados concretos para cada uno de los integrantes, pero también y fundamentalmente, objetivos de rendimiento, es decir lo que llamamos “estrategias de logro”. Esta es la variable central de la cual ocuparse a la hora de pensar en desarrollar habilidades de esas personas. La motivación, la actitud, la confianza, la concentración son aspectos que se entrenan para que tener una estrategia definida en términos de desarrollo individual. Cada uno de ellos implica reconocer sus componentes y planificar en consecuencia cómo lograr levantar los niveles de energía positiva disponible de cara a cada desafío propuesto.

Distinción entre Rendimiento y Resultado, sumado al paradigma de ver en términos de productividad, clima del equipo y desarrollo individual puede ayudar a que ese equipo que rendía muy bien en la temporada pasada, vuelva pensar adecuadamente, tenga sensaciones agradables y pueda actuar dando el 100%, haciendo lo que sabe hacer.

César Bernhardt y Claudio Vasalo son contenidistas y docentes del certificado de Psicología de Alto Rendimiento deportivo que brinda el FCB Universitas en alianza con Siglo 21. El FCB Universitas es una unidad académica del Barça. Estos psicólogos se dedican a optimizar el rendimiento de personas y equipos tanto en el ámbito deportivo como en el ámbito organizacional fusionando los aportes de la Psicología Deportiva y el Management.

Compartir

No hay artículos relacionados

Dejá tu comentario