Soluciones Informáticas

La Ambigüedad del Lenguaje utilizado por el Entrenador Deportivo

06/02/2021

Algunas frases comunes utilizadas por entrenadores deportivos: "Usen la cabeza!", "Tenemos que cerrar bien el partido", "El problema nuestro está atrás,  en la defensa", "¡Jueguen TRANQUILOS por favor!", "Vamos, vamos, dale, dale".

Estas frases verbales tienen en común el concepto de AMBIGÜEDAD: “comportamiento, expresión o palabra que puede entenderse o interpretarse de diversas maneras”. La ambigüedad también existe en la incoherencia entre lenguaje verbal y corporal. Todo un capítulo para desarrollar y ¡entrenar con ENTRENADORES DEPORTIVOS!

Por eso, los invito a realizar el siguiente ejercicio comunicacional con sus jugadores durante 4 semanas. La consigna es: "está prohibido mencionar las palabras “Vamos” y “Dale” mientras estamos en entrenamiento o partido (eso incluye vestuario pre y pos partido por supuesto)". Y fomentamos autocontrol de la consigna por parte de los participantes con un refuerzo: el que "denuncie" mayor cantidad de Vamos y Dale escuchados a fin de mes de alguno de sus compañeros tiene de premio una camiseta del club.

El objetivo final no es abolir dichas palabras,  sino fomentar que los pequeños comentarios que utilizamos a diario en un ámbito deportivo tengan un sustento más conductista. Para graficar lo que pretendo transmitir:

"Vamos": "¿adónde vamos? o ¿para dónde vamos?";

"Dale": "¿a qué o a quién querés que le dé y qué cosa?”

Este experimento les va a resultar interesante para ver cuán difícil es llenar los espacios de silencio en el deporte si quitamos como posibilidad estas dos palabras. Y el ejercicio nos invitará a reflexionar sobre qué palabras podríamos utilizar pero con una impronta más conductista, más específica.

Es muy común utilizar frases ambiguas para la interpretación de un deportista del estilo "usen la cabeza", que claramente puede significar para cada uno de los oyentes cosas muy diferentes. En consecuencia adentro de una cancha deportiva implica comportamientos distintos: unos hacen A, otros hacen B y otros Z.

Es que la comunicación humana nos da antes que nada un beneficio fundamental que a menudo lo olvidamos:

Es el puente que conecta a dos o más personas,  a pesar de la distancia física. Insisto, "a pesar de la distancia física". Para conectar ese puente vía “wi fi mental” aparece la interpretación como protagonista en dicho proceso.  

Segunda cuestión que nos olvidamos con frecuencia: esa conexión tiene innumerables ruidos, muchas veces provocados por el propio emisor, en este caso, El Entrenador. Las frases ambiguas invitan a interpretar, y eso que puede estar muy bien para un ejercicio de pensamiento lateral o una mesa innovadora del tipo torbellino de ideas, no ayuda en absoluto a la hora de la comunicación eficaz con nuestros dirigidos, equipo de trabajo, dirigentes, sponsors, prensa, fans del equipo, etc.

Sin lugar a dudas este tema da para hablar largo y tendido, pero a los fines prácticos de este blog algunas sugerencias de cambio para evitar frases y palabras inconducentes por frases o palabras más específicas, que en términos modernos podríamos llamar frases de "call to action":

Por ejemplo,  "Vamos", podríamos cambiarla por "tirá al aro" o "pateá al arco", o "agachate más", "mandalo a su perfil izquierdo", etc. Es decir modificar la palabra ambigüa por una frase indicativa de una conducta más concreta.

"Usen la cabeza" podríamos cambiarlo por "en las últimas 5 jugadas le demos la pelota a fulano como opción A o a sultano como opción B" o "Defiendan cuidando el aro, bien agachados, sin meter un manotazo innecesario para que el árbitro no convierta en foul". Es decir explicitemos qué queremos decir cuando nos referimos a "usen la cabeza". Menos ambigüedad, más claridad en la coordinación del equipo.

De esa manera la comunicación ya no es sólo puente entre emisor y receptor sino que se convierte en un disparador para que muchos receptores actúen de manera coordinada (a pesar de la distancia). Ese es el primer avance de una herramienta muy concreta para que exista un verdadero trabajo en equipo. Es una comunicación multidireccional.

El concepto de Ambigüedad del Entrenador (verbal y no verbal) no sólo debe desarrollarse conceptualmente, sino, fundamentalmente entrenarse como cualquier otra habilidad del Coach. La asertividad, la especificidad comunicacional es un gran atributo que los entrenadores pueden entrenar y fomentar para llegar y generar mayor impacto en sus entrenados.

Germán Bernhardt

Instagram: @german_bernhardt

Compartir

No hay artículos relacionados

Dejá tu comentario